Justicia para las víctimas de impericia médica: Nueva ley elimina retroactivamente los límites de compensación de $75,000 en casos de Centros de Trauma

Durante el cuatrienio de Luis Fortuño el entonces Secretario de Salud firmó el Reglamento 544-2004 del Departamento de Salud.  En dicho Reglamento, el cual definía y establecía los centros de trauma, se limitó la posible compensación a víctimas de impericia médica a solo $75,000.  Lo nefasto de dicho reglamento no solo era el límite de dicha compensación sino que incluía cualquier acto de impericia médica cometido no solo en un centro de trauma sino en cualquier logar de los hospitales que fueran centros de trauma, extendiéndose también a los médicos que allí operaban.  Lejos de estimular la creación de los susodichos “centros de trauma”, dicho reglamento tenía la nefasta intención de crear un manto protector que cubría los hospitales y los médicos que allí trabajaban.  Nada menos podía haberse esperado de un gobierno que durante dicho cuatrienio se encargó de proteger a la clase médica en contra de los mejores intereses de los pacientes.

El pasado 13 de agosto de 2013 el Gobernador Alejandro García Padilla firmó un proyecto de ley avalado por Cámara y Senado que eliminó retroactivamente el tope de compensación de $75,000.00 a víctimas de impericia médica en centros de trauma.  Esta enmienda solo se puede catalogar como justicia a favor de las víctimas y de todos los pacientes en Puerto Rico.

La legislatura de lleno entendió que el Departamento de Salud se extralimitó al aprobar dicho reglamento.  En primer lugar, el mismo se aprobó “en la oscuridad de la noche”, literalmente.  En segundo lugar, protegía a todo centro de trauma, que según definido en el reglamento requería solamente facilidades suficientes como para estabilizar a un paciente en lo que era trasladado para otro hospital con capacidad para proveer tratamiento médico.  Tercero, entendiéndolo como un acto de justicia social, la legislatura hizo retroactivo el efecto de su nueva ley, queriendo decir que el límite establecido en el reglamento no le afectará a algún caso que esté sometido al tribunal.

Queremos felicitar a la Asociación Puertorriqueña de Víctimas de Impericia Médica ya que por sus esfuerzos se  hizo posible dicha ley.