Nuevo Secretario de Salud deja sin efecto tope de $75,000.00 por daños de impericia

Como comentamos hace un tiempo atrás, el pasado Secretario de Salud Dr. Lorenzo Gonzalez enmendó administrativamente el Reglamento 8131 (para la certificación de los Centros de Trauma) con el único propósito de favorecer injustamente a los médicos y hospitales al limitar a un máximo de $75,000 la compensación por los daños sufridos por de cualquier víctima de impericia o mala práctica médica en uno de los centros de trauma así certificados.  Sin duda, dicha enmienda al Reglamento hecha en la oscuridad de la noche, sin vista pública y aprobada en menos de 24 horas puso en grave peligro el derecho de compensación de miles de víctimas de impericia médica en Puerto Rico.

Luego de la aprobación de dicho reglamento, aproximadamente 20 hospitales obtuvieron, en tiempo récord, certificación como “centros de trauma”.

Sin embargo, el entrante Secretario de Saludo Dr. Francisco M. Joglar Pesquera, luego de realizar una investigación del Reglamento y de cada una de las certificaciones expedidas a los susodichos “centros de trauma”, derogó con carácter de inmediatez el referido Reglamento y declaro inválidas todas sus disposiciones.  Las razones del Secretario fueron múltiples.  Por un lado, la investigación de los expedientes de los centros de trauma certificados arrojó la carencia de documentación que justificara la certificación de centro de trauma de los hospitales solicitantes.  También, el Reglamento carece de estándares adecuado para la evaluación del personal certificado para trabajar en los centros y de clasificar a los pacientes de trauma.  Se concluyó que no existe suficiente documentación para justificar la clasificación de centros de trauma de dichos hospitales. El Secretario de Salud también determinó que el Reglamento se excedió de los límites establecidos por la ley que lo faculta, es vago y es incompatible con los fines para los que se aprobó originalmente.

Felicitamos al Secretario de Salud por una acción muy acertada en beneficio de la salud de Puerto Rico.